09/13/2012 - 05:15

La posibilidad de dañar conlleva la responsabilidad de ayudar

Todos los participantes de esta Mesa Redonda reconocen el peligro asociado a la energía nuclear y han planteando la expansión de ésta en términos de riesgos controlables. No obstante, todos concordamos en que dicha expansión se justifica debido al peligro por el cambio climático. Dado el consenso que ha emergido sobre la energía nuclear en esta Mesa Redonda, en mi último ensayo me gustaría explorar las maneras en que un país como Nepal, que probablemente no desarrollará su propio sector nuclear, podría contribuir a los esfuerzos en contra del cambio climático -- y la responsabilidad que tienen los países ricos hacia Nepal y otros países menos desarrollados.

En Nepal, las emisiones de dióxido de carbono son muy bajas. Las estadísticas de la Administración de Información Energética de Estados Unidos demuestran que en el 2010, a nivel mundial, más de 31,780 toneladas métricas de dióxido de carbono fueron emitidas en la atmósfera como resultado del consumo energético. Del total, Nepal era responsable de tan sólo 3.36 toneladas métricas. Pero, como detallé en mis ensayos anteriores, el cambio climático representa un serio peligro para Nepal en las áreas designadas para la productividad agrícola, así como a la seguridad física de los ciudadanos nepalíes. En pocas palabras, los estragos por el cambio climático que sufriría Nepal no son proporcionales a su propia responsabilidad en el problema.

Muchos otros países menos desarrollados se encuentran en la misma situación. Muchas naciones en las zonas costeras bajas, tales como Bangladesh, los Estados insulares como Kiribati y los países secos como Níger, cuyos niveles de precipitación podrían disminuir aún más, a medida que avance el cambio climáticotienen razón en ver con alarma la progresión del cambio climático. Para empeorar las cosas, las naciones con niveles bajos de desarrollo no están especialmente bien capacitadas para resolver los nuevos problemas que presentará el cambio climático.

Estos países podrían intentar influir en el comportamiento internacional en lo referente a temas climáticos, por ejemplo, mediante el Programa de Países Menos Adelantados, una asociación de 49 naciones dentro del sistema de la ONU. Nepal ha encabezado este grupo, y en esa calidad y otras ha hecho campaña en contra del cambio climático. Pero la influencia política de los países menos desarrollados tiene límites. Al fin y al cabo, los países más desarrollados son los que deben emprender la ardua tarea requerida para limitar los daños del cambio climático.

Pero, aunque en Nepal las emisiones de carbono sean insignificantes y su influencia política esté restringida, este país podría contribuir directamente a desacelerar el cambio climático. Nepal, por ejemplo, es un buen candidato para la preparación de proyectos de reforestación bajo el Mecanismo de Desarrollo Limpio, un elemento del Protocolo de Kyoto que permite que las naciones industrializadas alcancen sus metas de reducción de carbono, en parte financiando iniciativas asociadas a las emisiones en países en desarrollo. Nepal también podría ayudar a otras naciones para que reduzcan sus emisiones por medio de desarrollo adicional de su sector de energía hidroeléctrica -- como lo señala Wang Haibin en su tercer ensayo de la Mesa Redonda, la energía hidroeléctrica es una forma segura de generación eléctrica que no contribuye al calentamiento global. Nepal, que tiene un potencial abundante de energía hidroeléctrica podría exportar cantidades importantes de electricidad a las naciones colindantes cuyas emisiones de carbono excedan las de Nepal.

Iniciativas como estas requieren la participación, financiera o de otra índole, de las naciones más ricas. Nepal no podría hacerlo solo. Pero en todo caso, el meollo de la cuestión del cambio climático yace en que los países más desarrollados que Nepal emiten demasiado carbono a la atmósfera. Yo he argumentado que la energía nuclear podría ser una parte importante para la reducción de emisiones de carbono, pero sólo es una pieza de un rompecabezas muy grande. Y aunque Nepal contribuya a armar el rompecabezas, los países más desarrollados deben hacer la mayor parte del trabajo.