06/13/2013 - 07:18

Recibir la aceptación, cerrar la brecha

Rajeswari Pillai Rajagopalan e Ibrahim Said Ibrahim se han centrado principalmente en los temas que pudiesen impedir el crecimiento de la verificación por parte de la sociedad, por ejemplo, el recelo común que existe en el Oriente Medio con respecto a los acuerdos de control de armas, o el rígido control estatal de las tecnologías sensibles en un país como la India. Dichos obstáculos son reales. Sin embargo, argumentaría que hasta ahora sólo respaldan el punto principal de mis ensayos de la Mesa Redonda: que las iniciativas de la verificación por parte de la sociedad tienen mejores posibilidades para florecer si van
alineados con los incentivos de comercio y la cadena de distribución, y si se separa lo máximo posible del control de armas y de la política en general.

En mi segundo ensayo, señalé que la mayoría de la diplomacia formal se caracteriza por rígidas posturas nacionales. Durante las negociaciones de control de armas, a menudo la rigidez provoca animadversión que va acumulándose con el paso del tiempo. Además los negociadores del control de armas, por lo general, son representantes de ministerios extranjeros o agencias de seguridad nacional, que suelen ser personas obcecadas y que no cambian de postura con facilidad. Por estos motivos, parece que las negociaciones de control de armas son el lugar equivocado en el cual se debe promover la verificación por parte de la sociedad. Es más, iría más lejos y argumentaría que en muchos países, sería un error presentar la verificación por parte de la sociedad al público en general como una iniciativa de control de armas. Al contrario, como ya argumenté, apoyar la verificación por parte de la sociedad debería permitir su crecimiento desde la comunidad empresarial.

Además, como resalté anteriormente, este apoyo podría alcanzar niveles altos de gobierno, y a la larga, organismos multilaterales. Las negociaciones comerciales serían un conducto natural. Estos negociadores, por lo general, vienen de los ministerios de comercio y suelen mostrar interés por las soluciones con ganancias seguras para resolver sus problemas; quieren que la economía y las industrias de su país sean consideradas fiables y transparentes. Si los negociadores comerciales llegasen a percibir un beneficio nacional de la verificación por parte de la sociedad, un grupo como la Cooperación Económica Asia-Pacífico podría emitir pautas para la verificación por la sociedad similares a las que otorgó para la seguridad de la cadena de distribución. Esto fortalecería la importancia de la verificación por parte de la sociedad dentro de la comunidad empresarial. Pero de nuevo, el impulso inicial debe provenir de los profesionales de la industria cuyos incentivos armonicen con las metas de la verificación por parte de la sociedad.

Es necesario, es útil. Algunas de las posibilidades que analizaron Rajagopalan e Ibrahim, como la falta de voluntad ciudadana para participar en la verificación, parecen estar relacionadas casi por completo con la detección de instancias donde se utilizan armas de destrucción masiva. Pero desde mi punto de vista, es más bien en el lado de la cadena de distribución que de detección donde la verificación por parte de la sociedad no sólo tendrá más posibilidades de tener éxito, si no donde será más necesaria.

Bajo los tratados de control de armas, existen varios mecanismos vigentes para detectar el uso de armas de destrucción masiva. Se espera que los medios den cobertura del uso de armas biológicas, químicas y radiológicas, esto constituye otro tipo de verificación. Pero en el ámbito de las cadenas de distribución, pocos instrumentos jurídicos internacionales se hacen cargo de la seguridad. A su vez, es probable que las organizaciones de periodistas tampoco descubran quebrantamientos de seguridad. Por lo tanto, la verificación por parte de la sociedad recibiría mayor aceptación en las cadenas de distribución y cerraría la brecha de seguridad más amplia.