01/23/2014 - 06:03

Las armas nucleares no tienen sentido

La primera ronda dejó claro que el principal obstáculo para la prohibición de las armas químicas en Oriente Medio es que aparentemente Israel no está dispuesto a renunciar a su arsenal nuclear bajo ninguna circunstancia, mientras que Egipto se opone a participar en una zona libre de armas químicas hasta que Israel renuncie a sus armas nucleares.

¿Por qué Israel se opone tan firmemente a tratar el tema del desarme nuclear? Se debe a que, como lo expone Emily Landau en su primer ensayo, para Israel "su política de ambigüedad nuclear y disuasión de bajo perfil es un seguro contra cualquier enemigo que amenace la existencia del estado". Esta afirmación, en apariencia lógica, falla de hecho en tres puntos.

En primer lugar, no se puede decir que Israel enfrenta una amenaza a su existencia cuando en los muchos conflictos árabe-israelíes que se han suscitado desde la Segunda Guerra Mundial, Israel casi siempre ha sido el agresor. La crisis de Suez de 1956, la guerra de junio de 1967, la ocupación israelí del Líbano que comenzó en 1982, y el conflicto entre Israel y Gaza de 2012; todos fueron iniciados por Israel. Los países árabes fueron los causantes solo en 1973, cuando Egipto y Siria atacaron a las fuerzas israelís en la península del Sinaí y los Altos del Golán para recuperar el territorio que Israel había ocupado en 1967.

En segundo lugar, las armas nucleares de Israel no han cumplido ninguna función de disuasión en el pasado. A pesar del arsenal nuclear de Israel, los países árabes e incluso los movimientos políticos no estatales han seguido usando durante décadas el poder militar para defender sus intereses estratégicos. Esto quita mucha fuerza al argumento de que Israel utiliza las armas nucleares para disuadir los ataques.

La tercera cuestión es que los países con armas nucleares simplemente no las utilizan. La única excepción a esta regla han sido los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki efectuados por Estados Unidos en un momento en que ese país era el único estado del mundo con armas nucleares y, por lo tanto, no sufría ninguna amenaza de represalia nuclear. Desde 1945 las otras ocho naciones con arsenales nucleares han ido a la guerra en muchas ocasiones, sin haber utilizado las armas nucleares en ninguna oportunidad. La Unión Soviética en Afganistán, el Reino Unido en la crisis del Canal de Suez, India en la guerra de Kargil en 1999, y Estados Unidos en sus muchos conflictos, todas estas naciones (entre otras) se han negado a utilizar armas nucleares.

Algunos podrían sostener que Israel es una excepción y que, como la única potencia nuclear de su región, se encuentra en una situación similar a Estados Unidos en 1945 y no debe temer una represalia nuclear. Sin embargo, esta opinión no toma en cuenta una característica importante de la seguridad de Oriente Medio. Si bien es probable que Israel cuente con el ejército convencional más fuerte de la región, no es en absoluto la nación más poderosa de la misma. En términos demográficos es mucho más pequeña que varios países árabes. Carece también de los recursos financieros de los principales estados productores de petróleo. Por consiguiente, aun cuando Israel utilizara armas nucleares, no ocuparía un papel preeminente en la región, sino solamente provocaría la oposición.

La conclusión que puede extraerse de lo anterior es que las armas nucleares no tienen ningún sentido en Oriente Medio, ni para Israel ni para ningún otro país. Israel solo podría recurrir a las armas nucleares como último recurso, de una forma en que ningún otro estado las ha utilizado antes. El arsenal nuclear de Israel no debe ser un obstáculo para la eliminación de todas las armas de destrucción masiva de la región.