Escapando de la pecera

By Rodrigo Álvarez Valdés: ES, August 18, 2014

En su libro de 2010, El gran diseño, los físicos Stephen Hawking y Leonard Mlodinow analizaron la decisión del concejo de la ciudad de Monza, Italia, de prohibir el uso de peceras curvas. Era cruel, según las creencias del consejo, forzar a los peces ver una distorsión de la realidad. ¿Pero cómo asegurarse, argumentaban Hawking y Mlodinow, que la visión de uno mismo no está distorsionada? La realidad, argumentaban los autores, es una distorsión permanente. El cómo se ve depende de cómo se observa.

Los autores en esta mesa redonda —incluyendo a Bharat Karnad, quién cree que las posibilidades de lograr el desarme mediante un tratado que prohíba las armas nucleares son muy, muy bajas—  parecen estar de acuerdo en que el "cero nuclear" es un objetivo que vale la pena. ¿Pero cuál es la perspectiva correcta para observar la realidad de los esfuerzos para el desarme?

Héctor Guerra se ha enfocado principalmente en la iniciativa humanitaria, un esfuerzo liderado por los estados no nucleares, los cuales, él cree, "generan una esperanza justificada de que se establezca un tratado que prohíba las armas nucleares por completo". Karnad argumenta que las bases para el desarme se establecerán sólo cuando los Estados Unidos y Rusia "se deshagan de sus armas nucleares a un ritmo mucho más rápido del actual". Pero, mientras tanto, establecer una convención para prohibir las armas nucleares "acercaría [al mundo] a la línea de partida del desarme". Por lo tanto, Guerra y Karnad ven la política como la variable principal para el desarme, aunque Guerra se refiere a la política principalmente como "experiencias, prácticas y principios de política exterior" mientras que Karnad piensa más en términos de "políticas de poder". Esto significa que Guerra ve el desarme como un proceso que empieza desde abajo, mientras que Karnad lo ve como algo que es dictado desde arriba.

Mi punto de vista es que las naciones no nucleares no prevalecerán sobre los estados nucleares en el proceso hacia el desarme hasta que sean capaces de ejercer un poderío político mayor. Igualmente, mientras que los estados nucleares mantengan el poderío político que ostentan hoy en día, lograr el "cero" seguirá siendo altamente improbable. Esto parecería alinearme más con Karnad que con Guerra, pero a decir verdad, yo difiero de ambos colegas en que tiendo a ver los temas nucleares desde arriba y desde abajo. No creo que el desarme se logre en algún momento cercano, pero en respuesta a esta desafortunada realidad, enfatizaría que las naciones nucleares y las no nucleares pueden dar pasos en concreto para minimizar las amenazas nucleares.

Los estados no nucleares, por ejemplo, pueden presionar más vigorosamente para alcanzar la universalidad de los instrumentos ya existentes para el desarme y la no proliferación, tales como el Tratado de la No Proliferación Nuclear y el Tratado de Prohibición Completa de las Pruebas Nucleares. Los estados nucleares y no nucleares pueden implementar una serie de pasos respaldados por el Grupo Experto en Gobernanza de Seguridad Nuclear ante la Cumbre de Seguridad Nuclear de 2014, pasos que incluyen la universalización del régimen de seguridad nuclear y el establecimiento de una convención del marco de seguridad nuclear. Y otros países, ya sean nucleares o no, podrían unirse a las casi tres docenas de estados que, al firmar la "Iniciativa Trilateral" en la Cumbre de 2014, se han visto obligados a dar pasos concretos hacia el cumplimiento de los altos estándares de la seguridad nuclear.

¿Eliminarían tales acciones las armas nucleares? No. Pero reducirían las posibilidades de una catástrofe mientras las armas nucleares siguen presentes en la Tierra. Y, junto con las estructuras existentes para el desarme y la presión de la sociedad civil, podrían hacer del "cero" una meta alcanzable algún día.



Topics: Nuclear Weapons

 

Share: