Las decisiones nucleares y sus consecuencias duraderas

By Eugene Miasnikov: ES, February 13, 2015

En la segunda ronda, Matthew Kroenig señaló que "Estados Unidos está debatiendo la modernización, pero Rusia está terminando de hacerlo". No es muy claro lo que mi colega quiso decir. ¿Cree Kroenig que el arsenal nuclear de Rusia es superior de manera cualitativa que el de Estados Unidos? Dicha creencia no tiene ningún fundamento. Si hubiera existido la paridad nuclear aproximada entre las dos naciones al final de la Guerra Fría, Rusia no hubiera podido sobrepasar a Estados Unidos en los años posteriores. El desarrollo de la tecnología militar en Rusia ha sido bastante modesto en las últimas dos décadas. Los nuevos misiles estratégicos y submarinos rusos desplegados en esa época han sido en su mayoría de tecnologías que ya habían sido desarrolladas a finales de los años ochenta. Y, una simple comparación de los gastos de EE.UU y Rusia del mantenimiento y de la modernización nuclear socava la noción de que Rusia pudiera haber sobrepasado a Estados Unidos.

Si la lógica de Kroenig detrás de la modernización nuclear de EE.UU. no sugiere que el arsenal de EE.UU. es inferior, entonces ¿está sugiriendo que Estados Unidos debe dominar el mundo, tanto en términos de las capacidades convencionales, como nucleares? Lu Yin acertó completamente cuando argumentó en la segunda ronda que las naciones socavan la seguridad global cuando buscan la seguridad absoluta para sí mismos. Kroenig parece buscar la seguridad absoluta para Estados Unidos y, por lo tanto, recorre el camino que lleva hacia el conflicto global, en vez de la paz mundial.

Kroenig también hace otra declaración sospechosa cuando escribe que "…desafiando las promesas al final de la Guerra Fría, Rusia se quedó con miles de armas nucleares de campo de batalla, listas para su uso inmediato". Esta declaración es simplemente incorrecta. Rusia ha completado exitosamente la mayoría del trabajo de la implementación relacionado a las Iniciativas Nucleares Presidenciales de principios de los años noventa, conforme a lo cual, las dos partes se comprometieron a reducir sus arsenales de armas nucleares tácticas. Hoy en día, todas las armas nucleares no estratégicas de Rusia están almacenadas en un sitio central operado por la  Decimosegunda Dirección Principal del Ministerio de la Defensa. No son desplegadas con los vehículos de entrega. No están listas para su uso, a diferencia de, como por ejemplo, muchos misiles balísticos intercontinentales en ambos lados, los que se mantienen en alerta y pueden ser desplegados en pocos minutos.

Rusia nunca ha prometido deshacerse de manera incondicional de sus armas nucleares no estratégicas. Aún así, a finales de los años ochenta y a principios de los años noventa, Rusia retiró todas las armas nucleares colocadas dentro de los territorios de sus ex aliados en Europa del Este y países pertenecientes a la antigua Unión Soviética. Sin embargo, cuando Moscú retiró sus fuerzas de estas regiones, no esperaba que Occidente buscara extender su alianza militar más cerca a la frontera rusa. Mientras tanto, Estados Unidos continua colocando armas nucleares tácticas en Europa. Esto representa un mayor obstáculo para resolver los problemas de las armas nucleares no estratégicas. De cualquier modo, existe un consenso general en la comunidad del control de armas de que Estados Unidos y Rusia poseen cantidades comparables de ojivas nucleares. Si contamos las ojivas estratégicas y no estratégicas, ya sean desplegadas o no, pero sin incluir las ojivas alistadas para el desmantelamiento, cada lado tiene desde 4.000 a 5.000 ojivas. Si nos centramos demasiado en las ojivas no estratégicas, la paridad cuantitativa pierde la transparencia.

Además, se requiere un examen más detenido de la afirmación de Kroenig que Rusia ha violado, al hacer ensayo de nuevos misiles, el Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (Tratado de INF). Uno debe tener cuidado al llegar a tales conclusiones: las pruebas que están abiertas al público sugieren que el problema no es tan claro y cerrado. Efectivamente, ambos lados han planteado cuestiones de cumplimiento del tratado. Si tanto Estados Unidos como Rusia creen que el tratado sigue siendo importante, deben de reunirse en la Comisión Especial de Verificación, ya que el grupo fue establecido específicamente para resolver las cuestiones de incumplimiento. Seguir haciendo acusaciones públicas no va a salvar el tratado.

Finalmente, sobre la situación alrededor y en Ucrania, la crisis ahí ciertamente representa un gran obstáculo a la cooperación rusa-estadounidense que es mutuamente beneficiosa. Pero Kroenig adopta una perspectiva muy simplista (e incorrecta) cuando señala que "Rusia ha ocupado de manera violenta a Crimea y ha invadido la región Donbas al este de Ucrania". Las cuestiones alrededor de la crisis se extienden más allá del tema de esta mesa redonda. Aún así, cabe mencionar un punto importante: La situación en Ucrania hoy en día es una consecuencia trágica de las decisiones tomadas tiempo atrás, en particular, el haber creado líneas artificiales divisorias que no existían previamente.

El pueblo estadounidense debe decidir cuál será el tamaño del arsenal nuclear en el futuro y cuánta modernización se requerirá. Sin embargo, es importante tener en mente que tales decisiones tendrán efectos duraderos en el resto del mundo. Estas decisiones tal vez promuevan, para tomar las palabras de Kroenig, la "reducción de las tensiones entre las naciones", lo que sería conducente para adquirir más recortes nucleares. O, tal vez se vuelvan la fuente de más tensión y recelo.



Topics: Nuclear Weapons

 

Share: