La carga de los derechos de la propiedad intelectual

By Carlos M. Correa: ES, February 26, 2015

Expandir los sistemas de energía de bajo consumo de carbono en los países en vías de desarrollo requiere que las tecnologías importantes se diseminen de manera oportuna. El mayor porcentaje de estas tecnologías, sin embargo, y en particular las más eficaces y actualizadas, tienen patentes que están sujetas a derechos privados de propiedad intelectual. Esto significa que, en principio, las tecnologías protegidas solo pueden ser usadas si los titulares de los derechos están de acuerdo en transferirlas, sujeto a un pago de regalías y, a menudo, a prácticas contractuales restrictivas, como las restricciones de exportaciones.

Los defensores de los derechos de la propiedad intelectual arguyen que las patentes no ocasionan barreras para la adopción de sistemas energéticos de bajo consumo de carbono en los países en vías de desarrollo porque existen muchos proveedores potenciales de las tecnologías, y, en todo caso, las patentes brindan un incentivo importante para el desarrollo de las nuevas tecnologías. Este argumento no toma en cuenta varios factores clave. Primero, el efecto incentivo de las patentes depende fuertemente del contexto: las patentes no promueven la innovación en los países cuya base industrial o tecnológica es débil. Como resultado, empresas de los países  desarrollados son propietarias de una mayoría abrumadora de las patentes relacionadas con las tecnologías energéticas de bajo consumo de carbono. Segundo, desde un punto de vista político, el objetivo del sistema de incentivos no debería ser promover únicamente la innovación, sino también asegurar que las nuevas tecnologías sean accesibles para todos los países. Esto es cierto, en especial, cuando existe la necesidad de responder a desafíos globales, como el cambio climático. Cuando los titulares de los derechos son renuentes a transferir las tecnologías privadas, —a menudo porque temen darles ventajas a potenciales competidores—, el sistema de incentivos falla en asegurar su accesibilidad.

Tercero, es probablemente cierto que algunos sectores de los sistemas energéticos de bajo consumo de carbono se caracterizan por una oferta diversificada de tecnologías. Pero al mismo tiempo, las patentes han visto una gran proliferación en los últimos años; muchas patentes cubren los desarrollos menores o banales y pueden ser usadas para bloquear la innovación y la competencia genuina. Por ejemplo, en un estudio de 2010 sobre varias áreas de las tecnologías ambientalmente sanas,
—incluyendo la energía fotovoltaica solar, geotermal, eólica y de captura de carbono— reveló que se han depositado mundialmente casi 400.000 documentos de patentes. Otro estudio estimó que entre 1998 y 2008, alrededor de 215.000 patentes focalizadas en las energías renovables han sido solicitadas alrededor del mundo.

Una manifestación de la proliferación de patentes es lo que denomina "patent tickets" ("maraña de patentes"). Este término se refiere a la situación en la cual un conjunto de patentes referentes a cierta tecnología —miles de patentes en algunos casos— pertenecen a uno o a algunos titulares. La proliferación de este tipo existe por dos razones. Primero, algunas empresas despliegan estrategias de patentamiento con el propósito de limitar la competencia. Segundo, las oficinas de patentes a menudo aplican estándares laxos y solo realizan un análisis superficial cuando se trata de evaluar si una supuesta invención reúne los requisitos de novedad, actividad inventiva y aplicabilidad industrial.

Los defensores de los derechos de la propiedad intelectual también arguyen que, en los países con menos recursos, las patentes relacionadas a la tecnología que respeta el ambiente rara vez son solicitadas y concedidas. Por ende, las patentes no serían un obstáculo para la adquisición de tecnologías en esos países. Efectivamente, en un estudio de 2013, realizado por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Oficina Europea de Patentes, se señaló que tan solo uno por ciento de las solicitudes de patentes solicitadas en relación con tecnologías de energía ‘limpia’ alrededor del mundo fueron presentadas en África. Esto socavaría los argumentos de que los derechos de patentes representan una barrera para la adquisición de tecnologías. El problema con este razonamiento es que los países africanos, dada su baja capacidad tecnológica e industrial, deben depender de lo que se produce en otras regiones. Si las patentes bloquean la producción de equipos de bajo costo en países como China y la India, —donde, al contrario de África, las patentes efectivamente se registran—, los países con bajos recursos tal vez no podrían acceder a las tecnologías que necesitan.

Para reducir la carga sobre los países en vías de desarrollo que crea el sistema global de la propiedad intelectual, los gobiernos, tanto de países desarrollados como en vías de desarrollo podrían promover la innovación fuera del sistema. Podrían, en efecto,  apoyar el desarrollo de tecnologías como bienes públicos. Los gobiernos también podrían reducir la proliferación de patentes aplicando estándares más rigurosos para la evaluación de las solicitudes de patentes. Finalmente, podrían otorgar licencias obligatorias, es decir, podrían autorizar a terceros que utilicen una tecnología patentada, sujeto al  pago de una remuneración a los titulares de los derechos.

Las licencias obligatorias —permitidas explícitamente bajo el derecho internacional— pueden ser concedidas por cualquier motivo de interés público, incluyendo cuando los titulares de derechos se rehúsen a dar licencias voluntarias en condiciones comerciales razonables o cuando no se explota la patente en el país donde se otorgó. En Estados Unidos, miles de patentes han sido sujetas a las licencias obligatorias para remediar prácticas anti competitivas o simplemente para el uso del gobierno y sus subcontratistas. Los países en vías de desarrollo, cuando les convenga, deberían utilizar las licencias obligatorias para asegurar el acceso a las tecnologías de bajo consumo de carbono que necesiten.



Topics: Climate Change

 

Share: